Debemos mirar hacia el futuro y reflexionar sobre lo que le estamos dejando a las generaciones futuras, pues la democracia, equidad, justicia social, paz y armonía son la base de la sociedad que debemos crear, donde la educación es la fuerza del futuro y el instrumento de transformación.

Para realizar lo anterior, debemos estar abiertos al cambio y reflexionar sobre nuestra situación actual, pues a partir de esto, podemos realizar cambio en todos los niveles.

Por ello, la UNESCO, se da dedicado a hacer un llamado a todos aquellos responsable de la educación para poner en práctica la educación hacia el futuro, siendo éste el motor de movilidad.

PRÓLOGO

El texto siguiente, no pretende sistematizar la forma de educar, si no presentar situaciones ignoradas u olvidadas de manera que los lectores reflexionen sobre su papel ante la educación y la sociedad.

CAPITULO 1. LAS CEGUERAS DEL CONOCIMIENTO: EL ERROR Y LA ILUSIÓN

Todo conocimiento nos lleva al riesgo del error y la ilusión, sin embargo la educación del futuro debe sobre llevar los dos aspectos anteriores que no nos dominen y nos lleven a una descomposición del hombre.

1.       EL TALÓN DE AQUILES DEL CONOCIMIENTO
La educación nos debe mostrar que no hay conocimiento que no esté amenazado por el error, pues siempre habrá un riesgo bajo perturbaciones en cualquier situación.

Un conocimiento no es solo una percepción del mundo exterior, pues a pesar de ser captado por nuestros sentidos y codificado por nuestra mente, las percepciones resultan diferentes gracias a que como seres humanos nuestra subjetividad cambia, por ello el conocimiento conoce un riesgo de error y en consecuencia los innumerables errores de concepción, con adición de nuestra afectividad.

Sin embargo, existe una relación entre la inteligencia y la afectividad, pues ésta última, reflejada en el amor y la pasión como motivación y parte indispensable  para la primera, establece comportamientos racionales, característica especial de los mamíferos y sobre todo de nosotros.

La educación, debe dedicarse a la identificación de los errores mediante el conocimiento científico y luchar contra ilusiones y cegueras, no obstante, debemos tener claro que ni la ciencia está inmune a posibles defectos.

1.1   Los errores mentales
Ningún dispositivo puede distinguir entre lo interno y externo, entre la mente y nuestro contexto.

Como personas, la conexión entre nuestro cerebro y el mundo exterior es muy poca, pues las actividades mentales son mucho mayores, creando concepciones, visiones e ideas propias. Sin embargo, todo lo anterior, conlleva un riesgo muy grande al error, donde la mentira a sí mismo, el egocentrismo y la  autojustificación, así como la no regeneración autoconsciente, nos puede llevar a una degradación.

1.2   Los errores intelectuales
Consecuente con lo anterior, nuestro sistema de ideas hace una resistencia a lo que no le conviene o lo que cree que no debe integrar, creando una barrera entre lo interno y lo externo y por consecuente un poco autoreflexión y aceptación del error.

1.3   Los errores de la razón
Lo que permite distinguir entre lo mental y lo real, es nuestra racionalidad; por una parte la constructiva, que edifica una idea con base en múltiples procesos, conceptos, relaciones y discusiones que evitan encerrarse en una doctrina específica; y otro parte la racionalidad crítica, que ejerce influencia en errores e ilusiones. Sin embargo, es oportuno distinguir que ésta esta abierta y flexible a todo cambio y error, para no convertirse en racionalización, que es todo lo contrario, pues se cree racional por basarse en un sistema lógico perfecto que se niega a la discusión o verificación.

La verdadera racionalidad, reconoce sus insuficiencias así como la introducción de la efectividad y el reconocimiento de la imperfección del hombre, fruto del debate, la discusión y la autocrítica para negociar con la irracionalización.

Así mismo, la racionalidad no es cualidad dotada de científicos ni en general de la civilizaciones, pues en todas ellas existe una diversidad de formas, conocimientos e ideas sobre nuestros entorno y la creación del mismo; siendo racionales en el momento de reconocer la racionalización de nuestra racionalidad al reconocer nuestra forma de vida.

Entonces, es necesario el principio de incertidumbre racional  dentro de la educación, volviéndonos autocríticos antes de caer en la ilusión racionalizadora.

1.4   Las cegueras paradigmáticas
Un paradigma pude ser definido por:

·         La promoción/selección de los conceptos maestros de la inteligibilidad. Que es principio de selección de las ideas que están integradas en el discurso.

·         La determinación de las operaciones lógicas maestras. El paradigma está oculto bajo la lógica, pero a la vez selecciona o operaciones lógicas importantes, dando validez y universalidad.

Así, los individuos actúan y piensan de acuerdo a los paradigmas predeterminados en su cultura, pues éstos, seleccionan y determinan la conceptualización y las operaciones lógicas.

El paradigma, juega un rol subterráneo y soberano en cualquier teoría, pues instaura las relaciones primordiales de la misma, para generar una regeneración. Así, un paradigma puede cegar, revelar y ocultar, donde encontramos el juego de la verdad y el error.

2.       EL IMPRINTING Y LA NORMALIZACIÓN
Gracias al determinismo de los paradigmas y por ello, el determinismo de las creencias que reinan una sociedad, se imponen dogmas y tabús de un conocimiento multideterminista, que determinan los estereotipos, ideas, creencias, conformismos y falsos triunfantes.

Bajo el conformismo, hay mucho más que eso, pues existe el imprinting,  que es la gama de ideas, creencias y costumbres con los cuales ya nacemos y vamos desarrollando a lo largo de la vida sin percatarnos de ello, y por otro lado, tenemos una normalización  que elimina lo que se ha de discutir y raramente obedece a la verdad.

3.       LA NOOLOGÍA: POSESIÓN
Desde el comienzo de la humanidad, nació también la noosfera, o esa esfera donde viven los seres ocultos y dan razón a mitos y dioses, lo cual arrastró al homo sapiens hacia lo que hoy podemos observar como selva de mitos que dan vida a las culturas.

De ésta manera, nosotros somos la noosfera y al mismo tiempo estamos dentro de ella, al hacer nuestras ideas y sueños realidad y creer en esa existencia no tangible que no ha llevado a ser capaces de morir por ella.

Como sociedad, estamos domesticados por estos mitos e ideas, sin embargo, también somos capaces de domesticar a las sociedades e individuos, evitando la reducción de ideas a puros instrumentos y haciendo que nuestras ideas existan por y para nosotros, pues éstas, deben ayudar y orientar las estrategias conducidas por los sujetos.

El principal obstáculo intelectual para el conocimiento se encuentra en nuestro medio intelectual de conocimiento, pues tenemos una idealidad, que traduce la idea en lo real, el idealismo que toma posesión de lo real por la idea como imposición que impide un diálogo, así llegamos a la paradoja de que debemos luchar contras las ideas, mediantes ellas para la lucha contra la ilusión.

4.       LO INESPERADO
Cuando algo inesperado llega a nosotros, nos sorprendemos porque nos hemos instalado en nuestras ideas y teorías que no acogen lo nuevo, sin embargo, esto es natural en la sociedad y no lo podemos frenar. Para ellos, debemos ser capaces de revisarnos en vez de solo observar como entra a la fuerza algo inusual.

5.       LA INCERTIDUMBRE DEL CONOCIMIENTO
“¡Cuántas fuentes, causas de error y de ilusión múltiples y renovadas sin cesar en todos los conocimientos!”, es lo que siempre debe tener presenta la educación para poder despejar los interrogantes de nuestro conocimiento, pues la incertidumbre que destruye lo siemple es el arma para lo complejo.

Para poder llegar a los interrogantes fundamentales sobre el mundo, le hombre y el conocimiento mismo, debemos comprender primero que existen condiciones bio-antropológicas, socio-culturales y noológicas.

Para ello, debemos aprender, que la búsqueda de la verdad requiere de actividades auto-observables y observables al mismo tiempo, así como la autocrítica y la crítica, la flexibilidad de las metas, integración de la observación-concepción, así como el enajenamiento que nos hace experimentar ideas de crítica, autocrítica, apertura y complejidad. En general, debemos intentar jugar con la doble enajenación, la de las ideas por nuestra mente y la de nuestra mente por las ideas.

La mente humana, necesita desconfiar de sus ideas y saberlas necesarias, para evitar idealismo y racionalizaciones, haciendo negociaciones, intercambios y relaciones con nuestras mentes y nuestras ideas.

Necesitamos un paradigma que permita el conocimiento complejo, una civilización de nuestras teorías, que las hagas abiertas, racionales, reflexivas, autocríticas y aptas para auto-reformarnos; donde el exterior no inhiba la autonomía del pensamiento y el interior, no se equivoque entre sí.


CAPÍTULO II. LOS PRINCIPIOES DE UN CONOCIMIENTO PERTINENTE

1.       DE LA PERTINENCIA EN EL CONOCIMIENTO
En la nueva era planetaria, es indispensable, el conocimiento del contexto, de lo global, en general del mundo es indispensable para no hacer en una imperfección cognitiva, lo cual necesita una reforma de pensamiento, que bien es paradigmática; que nos ayude a entender la realidad cada vez más polidisciplinaria, transversal, transnacional y planetaria que evidencia:

1.1   El contexto
Claude Batine anota que “la evolución cognitiva no se dirige hacia la elaboración de conocimientos cada vez más abstractos, sino por el contrario, hacia su contextualización”. No podemos ver la información aislada de su contexto, pues es a partir de éste que adquiere sentido.

1.2   Lo global (las relaciones entre todo y partes)
La virtud cognitiva del principio de Pascal, es donde deberá de inspirarse la educación del futuro al decir que “todas las cosas siendo causadas y causantes, ayudadas y ayudantes, mediatas e inmediatas y todas sostenidas por una unión natural e insensible que liga las más alejadas y las más diferentes, creo imposible conocer las partes sin conocer el todo y tampoco conocer el todo sin conocer particularmente las partes”. En el ser humano como en todos los demás seres vivos, hay presencia del todo al interior de las partes, la sociedad como un todo está presente en el interior de cada individuo en su lenguaje, su saber, sus obligaciones y normas.

1.3   Lo multidimensional
El conocimiento pertinente debe reconocer la multidimensionalidad natural de los seres humanos y la sociedad al observar no solo una parte, sino todo aquello de lo cual está conformado.

1.4   Lo complejo
La complejidad, es la unión entre la unidad y la multiplicidad, entre lo inseparables de los elementos que constituyen el todo, que debe ser enfrentada por el conocimiento pertinente.

En conclusión, la educación debe promover una inteligencia general que integre los aspectos anteriores.

2.       LA INTELIGENCIA GENERAL
Entre más desarrollada esté nuestra inteligencia general, más grande será nuestra facultad para tratar problemas específicos, que necesita la activación  y movilización de los conocimientos en conjunto.

La educación debe favorecer la aptitud natural de la mente y resolver problemas esenciales y generales, mediante una de las características más primarias que es la curiosidad.

2.1   La antinomia
A pesar de los enormes progresos a lo largo de los últimos dos siglos, debemos admitir que han sido dispersos y desunidos, gracias a la hiperespecialización de las ciencias y disciplinas que no nos permiten observar el conocimiento de manera global y compleja y en su lugar, lo quebrantan.

El debilitamiento de la percepción de lo global conduce al debilitamiento de la responsabilidad y la solidaridad, al perder aptitudes para contextualizar los saberes.

3.       LOS PROBLEMAS ESENCIALES
3.1   Disyunción y especialización cerrada
La hiperespecialización, impide ver tanto lo global, como lo esencial, así como tratar correctamente los problemas que sólo pueden ser planteados en su contexto, lo cual al mismo tiempo imposibilita lo complejo.

El conocimiento especializado es una forma particular de abstracción, porque extrae un objeto de su contexto, rechazando los lazos con las disciplinas complementarias y lo reduce a conocimientos calculables y cuantificables.

3.2   Reducción y disyunción
Hasta mediados del siglo XX, la mayoría de las ciencias obedecían al principio de reducción, que disminuye el conocimiento del todo en partes, restringiendo lo complejo a lo simple. También, puede enceguecer y eliminar todo aquello no cuantificable, suprimiendo lo humano de lo humano. Muy presente en nuestra educación, al separar, aislar y no ligar los conocimientos, desapareciendo los problemas humanos a beneficio de lo particular, atrofiándonos como seres globales.

3.3   La falsa racionalidad
Estamos en vía de una subordinación a las Inteligencias artificiales instaladas en las mentes en forma de pensamiento tecnocrático. De hecho, la falsa racionalidad o racionalización abstracta triunfa sobre las tierras.

La seudo-funcionalidad que no tiene en cuenta necesidades no cuantificables y no identificables han multiplicado los suburbios en lugares aislados y abandonados, resultando catástrofes humanas cuyas víctimas no son contabilizadas como son las víctimas de catástrofes naturales.

Así, el siglo XX ha vivido bajo el reino de una seudo-racionalidad que ha presumido ser la única, pero que ha atrofiado la comprensión, la reflexión y la visión a largo plazo.

Así, la parcelación de los saberes impide tener en cuanto “lo que está tejido en conjunto”, se trata de comprender un pensamiento que separa y reduce junto con un pensamiento que distingue y religa.


CAPÍTULO III. ENSEÑAR LA CONDICIÓN HUMANA
La educación del futuro, debe centrarse en el individuo, de manera que pueda reconocerse en su humanidad común y en la diversidad cultural inherente a él, que pueda situarlo en el universo y a la vez separarlo de él.

Nuestra educación, necesita una reunión de las ciencias naturales que ubican las condiciones humanas en el mundo, y las ciencias humanas que aclaren la multidimensionalidad y complejidad humanas, para entonces así, poder interrogar nuestra situación en el mundo.

1.       ARRAIGAMIENTO <-> DESARRAIGAMIENTO HUMANO
Debemos reconocer nuestro doble arraigamiento en el cosmos físico y en la esfera viviente, al igual que nuestro desarraigamiento propiamente humano.

1.1   La condición cósmica
Es cosa del pasado, la época en la que se creía que vivíamos en un Universo perfecto, ordenado y eterno, ahora, ha surgido la clara ida de vivir en el antagonismo del orden, desorden y organización. Estamos en una época cósmica que logra reunir conceptos diferentes para dar explicaciones de nuestra singular auto-organización viviente.

1.2   La condición física
Nosotros, vivientes, constituimos una pajilla de la diáspora cósmica, unas migajas de la existencia solar, un menudo brote de la existencia terrenal.

1.3   La condición terrestre
La Tierra se auto-produjo y se auto-organizó dependiendo del sol; se constituyó en complejo bio-físico a partir del momento en el cual se desarrolló su biosfera, de la cual dependemos, volviéndonos cósmicos y terrestres al mismo tiempo, regidos por una cadena trófica de doble cara: la vida y la muerte.

1.4   La humana condición
La hominización, nos nuestra como la animalidad y la humanidad constituyen nuestra humana condición.

La antropología prehistórica, nos muestras éste proceso en dos fases, la primera de forma discontinua con la evolución del hombre a lo largo de millones de años, y de forma continua, o llamada cerebralización, donde surge el lenguaje de la sociedad y la cultura como tal.

De lo anteriores, podemos llegar al doble principio del concepto de hombre: el principio biofísico y uno psico-social-cultural.

2.       LO HUMANO DEL HUMANO
2.1   Unidualidad
Además de cómo humanos ser plenamente biológicos, desarrollamos también un carácter social que nos da las cualidades de sobrevivencia, que conserva y transmite una cultura y además, nos da normas y principios.

2.2   El bucle cerebro <-> mente <-> cultura
La mente es un surgimiento del cerebro que suscita la cultura, la cual no existiría sin el cerebro, los cuales se necesitan entre sí. El hombre no podría estar completo sin la cultura, pues si bien tiene capacidades, necesita las habilidades que la sociedad le brinda.

2.3   El bucle razón <-> afecto <-> impuso
Ésta triada, surge del cerebro triúnico de Mac Lean, donde el paleocéfalo¸ fuente de los impulsos primarios, el mesocéfalo, donde se desarrolla la afectividad, y el córtex¸ que envuelve todas la estructuras del cerebro para dar paso a habilidades analíticas, lógicas y estratégicas. Estas tres partes, se relacionan y trabajan en conjunto, en donde la primera no por ser primaria se encuentra en menor cantidad o que la última sea suprema ante las demás, sino que trabajan inseparablemente.

2.4   El bucle individuo<-> sociedad <-> especie
Por último, encontramos al individuo como producto de la especie y a la vez como producto de la socialización de dos individuos, que certifica el surgimiento de la cultura a su vez ésta última de los individuos.

Todo desarrollo verdaderamente humano significa desarrollo conjunto de las autonomías individuales, de las participaciones comunitarias y del sentido de pertenencia con la especia humana.

3.       UNITAS MULTIPLEX: LA UNIDAD Y LA DIVERSIDAD HUMANA
La educación deberá ilustrar el principio de unidad/diversidad, pues es la unidad humana la que lleva en sí los principios generadores comunes. No existe unidad solo en los rasgos biológicos humanos, ni completa diversidad en los rasgos sociales; es aquí donde debemos entender la existencia de ambos para el respeto de todos.

3.1   El campo individual
Dentro de todo ser humano, existe una unidad/diversidad genética, pues en generales llevamos dentro una singular anatomía y fisiología en común, también tenemos ragos biológicos característicos de cada uno.

3.2   El campo social
En la sociedad también hay una unidad/diversidad  de lenguas, Siendo comunes con un lenguaje pero diversos por las lenguas.

3.3   Diversidad cultural y pluralidad de individuos
Siempre hay cultura en las culturas pero ésta no existe sino a través de las culturas, la cual es transmitida y reproducida en cada individuo, controlando la existencia social y manteniendo la complejidad psicológica y social.

Si bien muchos aspectos de la cultura son transmisibles sin frontera alguna, cada cultura tiene un capital específico de creencias e ideas que relacionan a cada comunidad singular con sus ancestros. Siendo indispensable la identificación de las diversidad y la unidad sin minimizar ninguna.

Las culturas están aparentemente encerradas en sí mismas para salvaguardar su identidad singular, pero a la vez, son abiertas a culturas complementarias y diferentes que producen un efecto enriquecedor.

El ser humano es él mimos singular y múltiple a la vez, sin bien contiene manifestaciones psicológicas y anatómicas particulares, es también portadora de toda una gran cultura a su alrededor.

3.4   Sapiens <-> demens
Las visiones de nuestro nuevo siglo, deberán dejar a un lado la unilateralidad del ser humano para incluir en él los caracteres antagónicos que le dan la cordura y la locura pertinente en cada uno.

Es  la oportunidad de poder contener al mismo tiempo el conocimiento racional-empírico-técnico junto con el conocimiento simbólico, mítico, mágico o poético.

3.5   Homos complexus
El ser humano es un ser racional e irracional a la vez, lleno de conceptos antagónicos y complementarios al mismo tiempo, sin embargo, cuando existe una ruptura, el homo demens, o del delirio, somete al homo sapiens y subordina la inteligencia racional al servcio de sus monstruos.

La demencia no ha conducido a la extinción de la especie humana, pero si se ha vuelto un problema central desde hace mucho tiempo, sin embargo, se ha llegado también a la conclusión de que los progresos de la complejidad se han hecho a la vez a pesar, con y a causa de la locura humana, gracias a la dialógica sapiens<->demens  que ha sido creadora siendo destructora. La posibilidad del genio viene del hecho que el ser humano no es completamente prisionero de lo real, lógico y racional, de la brecha entre lo incontrolable y la locura.

La educación del futuro, deberá también enfocarse en estudio de la complejidad humana, que nos conducirá al conocimiento y reconocimiento de lo individual dentro de una diversidad y viceversa, como ciudadanos de la Tierra.


CAPITULO IV. ENSEÑAR LA IDENTIDAD TERRENAL

Nos hace falta comprender tanto la condición humana en el mundo, como la condición del mundo moderno, es decir la nueva era planetaria,  que a partir del siglo XX se encuentra en una fase mundialización, con el mundo mismo como objeto de la humanidad.

Sin embargo, existe un problema que subordina todos los demás problemas vitales, sin saber que está constituido por el conjunto de los problemas vitales; además lo que agrava la dificultad de conocer nuestro Mundo, es el modo de pensamiento, que ha atrofiado nuestra aptitud de contextualizar y globalizar, necesarios para la nueva era.

El planeta no es un sistema global sino un torbellino en movimiento, desprovisto de centro organizador. Este planeta necesita de un pensamiento policéntrico capaz de reconocer la unidad/diversidad de la humanidad que se alimente de las culturas.

1.       LA ERA PLANETARIA
La historia humana comenzó como un recorrido sobre todos los continentes a partir de muchos millones de siglos atrás; y que a partir de siglos modernos, se encuentra en la era planetaria.

Toda esta dispersión humana, ha provocado colores, culturas, lenguas, detinos e innovaciones que provienen de una unidad generadora en común.   

A lo largo de la historia, muchas civilizaciones han reinado y sido reinadas por múltiples grupos humanos, sin embargo es la introducción de la expediciones a nuestras tierras y aventuras con lo que el continentes americano en y por la violencia se une a la era planetaria, que desde entonces comunica los cinco continentes para lo mejor y para lo peor.

La planetarización se desarrollo por el aporte de la civilización europea a los continentes, tomando un vuelo que ninguna sociedad había conocido. Así, en el siglo XX crea dos guerras mundiales y en 1989, una nueva economía neoliberal llamada globalización, que se vuelve cada vez más interdependiente, que a pesar de su estrecha comunicación y relación en un todo, ha encogido al planeta.

La mundialización es a la vez evidente, subconsciente, omnipresente. Es una realidad unificadora, pero a la vez, hay que agregarle inmediatamente que también es conflictiva en su esencia, pues cada vez se vuelve uno, pero al mismo tiempo se divide.

Concebido únicamente de manera técnico-económica, el desarrollo está en un punto insostenible incluyendo el desarrollo sostenible. Es necesaria una noción más rica y compleja del desarrollo, que sea no sólo material sino también intelectual, afectiva, moral… El siglo XX no ha dejado la edad de hierro planetaria, se ha hundido en ella.

1. EL LEGADO DEL SIGLO XX
Para atravesar la era bárbara en la que nos encontramos, primero hay que reconocer us herencia, que es al mismo tiempo de muerte y nacimiento.

2.1 La herencia de muerte
El siglo XX pareció dar razón a la evolución humana mediante el crecimiento del poder de la muerte, que introduce más allá de las guerras y muertes a lo largo de la historia, incorpora las dos nuevas potencias de muerte.

2.1.1 Las armas nucleares
La primera de las posibilidades es la muerte global de la humanidad, la cual en vez de disminuir, incrementa día a día, junto con la potencialidad de auto-aniquilamiento.

2.1.2 Los nuevos peligros
La segunda es la posibilidad de la muerte ecológica. Que revela la degradación a nuestro planeta gracias al desarrollo técnico-industrial-urbano.

Por otro lado, los virus y bacterias cada vez más avanzados e inmunes a nuestros avances. Y la autodestrucción latente en nosotros mediante las drogas se ha activado.

2.2 Muertes de la modernidad
Hemos visto que la civilización del bienestar podía producir el mismo tiempo malestar; si la modernidad se define como fe incondicional en el progreso, en la técnica, la ciencia, el desarrollo económico, entonces esta modernidad está muerta.

2.3 La esperanza
La educación, que es a la vez transmisora de lo viejo y transformadora hacia lo nuevo, tiene la responsabilidad de motivar los recursos para crear una ciudadanía terrestre.

2.3.1 El aporte de las contracorrientes
El siglo XX ha dejado como herencia en el ocaso, contracorrientes regeneradoras. Las corrientes dominantes han suscitado contracorrientes que pueden desarrollarse y cambiar el curso de los acontecimientos.

Todas las corrientes prometen intensificarse y ampliarse durante el siglo XXI y constituir múltiples principios de transformación; pero la verdadera transformación sólo podría llevarse a cabo con una transformación entre sí.

2.3.2 En el juego contradictorio de las posibilidades
Una de las condiciones fundamentales para la evolución positiva sería que las fuerzas emancipadores inherentes a la ciencia y la técnica pudieras superar las fuerzas de muerte y esclavitud, evitándonos un sometimiento a la tecnología y en su lugar una convivencia y utilidad con ella.

Como las posibilidades sociales están relacionadas con las posibilidades cerebrales, nadie puede asegurar que nuestras sociedades hayan agotado sus posibilidades de mejoramiento y transformación o que hayamos llegado al fin de la Historia; es una posibilidades incierta que depende mucho de la toma de conciencia, las voluntades, el ánimo, la suerte…

2.       LA IDENTIDAD Y LA CONCIENCIA TERRENAL
Una unión planetaria necesita de una conciencia y un sentido de pertenencia mutuo que nos ligue con nuestra Tierra  considerada como primera y última Patria. Finalmente, todos los humanos, desde el siglo XX, viven los mismos problemas fundamentales de vida y muerte y están unidos en la misma comunidad de destino planetaria.

No solamente ser de una cultura sino también ser habitantes de la Tierra. Debemos decidirnos a acondicionar, mejorar, comprender e inscribir en nosotros una conciencia antropológica, ecológica, cívica y espiritual.

Ya no es necesario seguir oponiendo un futuro radiante a un pasado de esclavitud y supersticiones. Es en este reencuentro con el pasado que un grupo humano encuentra la energía para enfrentar su presente y prepara su futuro.

En este sentido, la era de fecundidad de los Estados-nación dotados de un poder absoluto está revaluada, lo que significa que debemos respetarlos e integrarlos en conjunto haciéndoles respetar el conjunto del cual hacen parte.

La religazón debe sustituir la disyunción y llamar a ls “simbiosofía”, la sabiduría de vivir unidos, haciendo un mundo policéntrico y acéntrico.

En realidad, cada uno puede y debe, en la era planetaria, cultivar su poli-identidad permitiendo la integración de la identidad familiar, regional, étnica, nacional, religiosa, continental y terrenal; salvando la unidad humana y la diversidad humana., creando civilización y solidaridad.


CAPITULO V. ENFRENTAR LAS INCERTIDUMBRES

Los siglos anteriores siempre creyeron en un futuro repetido o progresivo, el siglo XX ha descubierto la pérdida del futuro, es decir su impredecibilidad. La civilización moderna ha vivido con la certeza del progreso histórico, sin embargo, un progreso es incierto debido a la velocidad de los procesos complejos y aleatorios de nuestra era planetaria.

1.       LA INCERTIDUMBRE HISTÓRICA
Como decía Patocka: “El devenir es ahora cuestionado y lo será para siempre”. El futuro se llama incertidumbre.

2.       LA HISTORIA CREADORA Y DESTRUCTIVA
El surgimiento de lo nuevo no puede predecirse, sino no sería nuevo, así, el surgimiento de una creación no se puede conocer por anticipado, sino no habría creación. La historia avanza no de manera frontal, sino por desviaciones que proceden de innovaciones o creaciones internas o externas.

Toda evolución es el ogro de una desviación cuyo desarrollo transforma el sistema donde ella misma ha nacido: ella desorganiza el sistema reorganizándolo. No obstante, también existen las destrucciones que pueden traer nuevos desarrollos o viceversa.

Entonces, la historia no constituye una evolución lineal,  pues conoce turbulencias, desviaciones, procesos epidémicos, que se enfrentan con riesgos e incertidumbres, pero involucran evoluciones, progresiones o rupturas.

3.       UN MUNDO INCIERTO
Hemos aprendido a finales del siglo XX que hay que sustituir la visión de un universo que obedece a un orden impecable por una visión donde el universo sea el juego y lo que está en juego es una dialógica entre el orden, desorden y organización.

4.       ENFRENTAR LAS INCERTIDUMBRES
Una nueva conciencia empieza a surgir: el hombre, enfrentado a las incertidumbres por todos los lados, es arrastrado hacia una nueva aventura, es por eso que la educación del futuro debe volverse sobre las incertidumbres ligadas al conocimiento ya que existe: un principio de incertidumbre cerebro-mental, de incertidumbre lógica, de incertidumbre racional y de incertidumbre psicológica.

Tantos problemas ligados hacen pensar que el mundo no sólo está en crsis, sino que está en este estado violento donde se enfrentan las fuerzas de muerte y vida, lo que bien llamamos agonía. Sin embargo, una conciencia nueva empieza a surgir: la humanidad es llevada hacia una aventura desconocida.

4.1   La incertidumbre de lo real
Las ideas y teorías no reflejan sino que traducir la realidad a la cual pueden traducir de manera errónea, pues nuestra realidad no es otra que nuestra idea de la realidad. Lo que importa es ser realista en el sentido complejo: comprendiendo la incertidumbre de lo real, y sabiendo que hay un posible aún invisible en lo real.

4.2   La incertidumbre del conocimiento
El conocimiento es una aventura  incierta que conlleva en sí mismo y permanentemente el riesgo de ilusión y de error. El conocimiento es navegar en un océano de incertidumbres a través de archipiélagos de certeza.

4.3   Las incertidumbres y la ecología de la acción
La acción es decisión, elección y apuesta, donde existe la conciencia de riesgo e incertidumbre. Entonces, interviene la noción de ecología de la acción, que emprende un individuo tan pronto una acción empieza a escapar a sus intenciones; es en suma, tener en cuenta su propis complejidad.

En resumen, la gran incertidumbre que hay que afrontar viene de lo que llamamos la ecología de la acción  que comprende cuatro elementos que se interrelacionan recíprocamente:

4.3.1          Riesgo <-> precaución
Para cualquier acción que se emprenda en un medio incierto hay contradicción entre el principio de riesgo y el de precaución, siendo ambos necesarios; se trata de poder ligarlos a pesar de su oposición.

4.3.2          Fines <-> medios
Los medios y los fines inter-retro-actúan los unos con los otros, sin embargo, no es absolutamente cierto que la pureza de los medio conduzca a los fines deseados, ni tampoco que su impureza sea necesariamente nefasta.

4.3.3          Acción <-> contexto
Toda acción escapa a la voluntad de su autor cuando entra en el juego de las inter-retro-acciones del medio donde interviene. La acción no sólo arriesga el fracaso sino también la desviación o la perversión de su sentido inicial o puede incluso volverse contra sus iniciadores.

La acción puede tener tres tipos de consecuencias insospechadas como lo ha reseñado Hirschman: el efecto perverso, la inanidad de la innovación y la puesta en peligro de las adquisiciones obtenidas.

5.       LA IMPREDECIBLEBILIDAD A LARGO PLAZO
En realidad, se pueden considerar o calcular a corto plazo los efectos de una acción, pero sus efectos a largo plazo son impredecibles, ninguna acción está segura de obrar en el sentido de su intención.

5.1   La apuesta y la estrategia
Hay dos vías para enfrentar la incertidumbre de la acción, la primera es la plena conciencia de la apuesta que conlleva la decisión y la segunda, el recurso a la estrategia.

Una vez bien tomada la decisión, la plena conciencia de la incertidumbre se vuelve la plena conciencia de una apuesta. Además, la estrategia debe prevalecer sobre el programa, donde la estrategia elabora un escenario de acción examinando las certezas y las incertidumbres de la situación, la cual debe privilegiar la prudencia, audacia y las dos a la vez.

La respuesta a las incertidumbres de la acción está constituida por la buena elección de una decisión, la conciencia de la apuesta, la elaboración de una estrategia que tenga en cuentas las complejidades y que en su transcurso pueda modificarse.

El pensamiento, entonces, debe encaminarse para afrontar la incertidumbre. Todo aquello que implica oportunidad implica riesgo y el pensamiento debe diferencias las oportunidades de los riesgos, así como los riesgos de las oportunidades.


CAPÍTULO VI. ENSEÑAR LA COMPRENSIÓN

La situación mundial es paradójica, si bien la comunicación triunfa, la incomprensión se agrava. El problema de la comprensión se ha vuelto crucial para los humanos, y por ellos, debe ser una finalidad de la educación del futuro al enseñar la comprensión entre las personas como condición y garantía de la solidaridad intelectual y moral de la humanidad.

Si bien, por una parte tenemos la comprensión entre humanos, existe al de las relaciones particulares entre familiares, que paradójicamente resulta incomprensible.

1.       LAS DOS COMPRENSIONES
La información, si bien es transmitida y comprendida, necesita de la inteligibilidad como condición necesaria para la comprensión. Ésta, significa aprender en conjunto, de la cual encontramos dos tipos, una intelectual u objetiva y una humana intersubjetiva

La comprensión humana sobrepasa la explicación, la cual es considerar lo que hay que conocer como un objeto y aplicarle todo los medios objetivos de conocimiento.

2.       UNA EDUCACIÓN PARA LOS OBSTÁCULOS A LA COMPRENSIÓN
La comprensión del sentido de las palabras del otro, de sus ideas, de su visión del mundo siempre está amenazado por todos los lados: por una parte el ruido externo, la polisemia de una noción de acuerdo a una cultura, ignorancia, incomprensión e imposibilidad de comprender las ideas y las estructuras mentales de los otros.

Los obstáculos interiores son enormes, cuya característica común es considerarse el centro del mundo y considerar como secundario e insignificante todo lo extraño o ajeno.

2.1   El egocentrismo
El egocentrismo cultiva la self-deception, o traición a sí mismo engendrada por la autojustificación, autoglorificación y tendencia a adjudicar a los demás la causa de todos los males.

En realidad, la incomprensión de sí mismo es una fuente muy importante de la incomprensión de los demás.

2.2   Etnocentrismo y sociocentrismo
Las ideas preconcebidas, racionalizaciones a partir de premisas arbitrarias, la autojustificación, razonamiento paranoico, arrogancia, negación y desprecio, provienen tanto del egocentrismo como del etnocentrismo.

La incapacidad de concebir lo complejo y la reducción del conocimiento de un conjunto al de una de sus partes provocan consecuencias aún más funestas en el mundo de las relaciones humanas que en el del conocimiento del mundo físico.

2.3   El espíritu reductor
Es el modo de pensar dominante, reductor y simplificador aliado a los mecanismos de incomprensión el que determina la reducción de una personalidad múltiple por naturaleza a uno solo de sus rasgos.

Los obstáculos de la comprensión son múltiples y multiformes: los más graves están constituidos por el bucle egocentrismo <-> autojustificación <-> traición a sí mismo. La conjunción de las incomprensiones, la intelectual y la humana, la individual y la colectiva, constituye obstáculos mayores para el mejoramiento de las relaciones entre los individuos, grupos, pueblos y naciones.

3.       LA ÉTICA DE LA COMPRENSIÓN
La ética de la comprensión es un arte de vivir que nos pide, comprender de manera desinteresada, que nos pide comprender la incomprensión.

La comprensión no excusa ni acusa, en su lugar pide argumentación y refutación; favorecida por:

3.1   El “bien pensar”
Este es el modo de pensar que permite aprehender en conjunto el texto y el contexto, al igual que las condiciones objetivas y subjetivas.

3.2   La introspección
La práctica mental del auto examen permanente y crítico de sí mismo es necesario, ya que la comprensión de nuestras debilidades propias, es la vía para la comprensión de las de los demás, reconociendo y juzgando nuestro egocentrismo.

4.       LA CONCIENCIA DE LA COMPLEJIDAD HUMANA
La comprensión hacia los demás necesita la conciencia de la complejidad humana.

4.1   La apertura subjetiva (simpática) hacia los demás
Habitualmente, somos abiertos para ciertos allegados privilegiados, pero la mayor parte del tiempo permanecemos cerrados a los demás, junto con conceptos como la compasión y la conmiseración.

4.2   La interiorización de la tolerancia
La verdadera tolerancia no es indiferente a las ideas o escepticismo generalizados; ésta supone una convicción y aceptación de la expresión de las ideas contrarias a las nuestras. La tolerancia supone un sufrimiento y voluntad de aceptarlo, existiendo cuatro grado de ella:

·  Por Voltaire, refiriendo a tratar de evitar que impongamos nuestra propia concepción de lo innoble para prohibir una palabra

·  El segundo es el inseparable de la opción democrática.

· El siguiente obedece al concepto de Niel Bohr, al decir que hay una verdad en la idea antagónica a la nuestra y ésta hay que respetarla.

·  La cuarta proviene de las enajenaciones humanas por los mitos, donde la tolerancia vale para las ideas, no para los insultos.

5.       COMPRENSIÓN, ÉTICA Y CULTURA PLANETARIAS
La única y verdadera mundialización que estaría al servicio del género humano es la de la comprensión, de la solidaridad intelectual y moral de la humanidad, comprendiendo como cultura los conceptos de aprendizaje y re-aprendizaje de manera permanente.

En cada cultura, las mentalidades dominantes son etno o socio céntricas, cerradas con respecto a las otras culturas, sin  embargo aún existe por ahí una mentalidad abierta y flexible que puede servir como puente.

Cuando se trata de arte, música, literatura, la mundialización cultural no es homogeneizante, adicionado a las limitaciones de cada nación.

La comprensión entre sociedad supone sociedad democráticas abiertas, lo que quiere decir que el camino de la comprensión entre culturas para por la generalización de las sociedad democráticas abiertas. La comprensión es a la vez medio y fin de la comunicación humana; el desarrollo de la comprensión necesita una reforma planetaria de las mentalidades, esa debe ser la labor de la educación del futuro.


CAPÍTULO VII. LA ÉTICA DEL GÉNERO HUMANO

Los individuos son más que el producto del proceso reproductor de la especia, pues al mismo tiempo es producido por los individuos de cada generación, que produce la sociedad y la relación sobre los individuos. Así, individuo<->sociedad<->especia, son no solamente inseparables, sino coproductores; considerando la antropo-ética como la base para enseñar la ética venidera, que supone una decisión consciente y clara de: la complejidad d nuestra era, una conciencia personal y sobre nuestro destino, trabajar para la humanización para obedecer a la vida y guiarla, lograr una unidad en la diversidad y respetarla, desarrollar ética solidaria y de la comprensión, y enseñar la ética del género humano.

1.       EL BUCLE INDIVIDUO <-> SOCIEDAD: ENSEÑAR LA DEMOCRACIA
La democracia permite la relación compleja del individuo <-> sociedad, donde pueden entre sí ayudarse, desarrollarse, regularse y controlarse. Se funda sobre el control del poder por los controlados para reducir la esclavitud, más que un régimen político, es una producción ciudadana, que funciona gracias a las libertades individuales y a la responsabilidad de los mismos.

1.1   Democracia y complejidad
La soberanía del pueblo ciudadano comprende al mismo tiempo la autolimitación de esta soberanía por la obediencia de las leyes y el traspaso de soberanía a los elegidos. Comprende la autolimitación del poder estatal por la separación de los poderes, la garantía de los derechos y la protección de la vida privada. Hay que proteger las ideas y opiniones de la diversidad para salvar la vida de la democracia, que necesita vitalidad y productividad.

La democracia constituye por consiguiente un sistema político complejo en cuanto vive de pluralidades, competencias y antagonismos permaneciendo como una comunidad.

1.2   La dialógica democrática
La democracia depende de las condiciones que dependen en su ejercicio (espíritu cívico, aceptación de la regla del juego democrática).

Es cierto que la democratización tiene límites en organizaciones cuya eficacia está basada en la obediencia, como en el ejército. Pero no podemos cuestionar si, no se puede lograr otra eficacia apelando a la iniciativa y responsabilidad de individuos o grupos. Sin embargo, hay procesos de regresión democrática que tienden a marginar a los ciudadanos de las grandes decisiones políticas que atrofian sus habilidades.

1.3   El futuro de la democracia
Las democracias del siglo XXI estarán cada vez enfrentadas a un problema gigantesco que nación con el desarrollo de la enorme máquina donde ciencia, técnica y burocracia que están íntimamente asociados, la cual también produce ignorancia y ceguera, así como aportaciones a la hiperespecialización, separación y parcelación del saber.

En tales condiciones el ciudadano pierde el derecho al conocimiento, en especial al punto de vista global y pertinente. Entre más técnica se vuelve la política, más retrocede la competencia democrática.

La regeneración democrática supone la regeneración del civismo, la regeneración del civismo supone la regeneración de la solidaridad y de la responsabilidad, es decir, el desarrollo de la antropo-ética.

2.       EL BUCLE INDIVIDUO <-> ESPECIA: ENSEÑAR LA CIUDADANÍA TERRESTRE
El vínculo del individuo con la especia humana ha sido afirmado desde las más antiguas civilizaciones, la cual ha sido cubierta, oscurecida, minimizada por las éticas diversas y cerradas; la comunidad de destino terrestre nos impone de manera vital la solidaridad.

3.       LA HUMANIDAD COMO DESTINO PLANETARIO
La comunidad de destino planetaria, debe trabajar para que la especie humana, sin dejar de ser biológico/reproductor del humano, se desarrolle con la participación de los individuos y de las sociedades dando al fin, nacimiento a la Humanidad como conciencia común y solidaridad planetaria del género humano.

Mientras que la especie humana continúa su aventura bajo la amenaza de la autodestrucción, el imperativo es: salvar a la Humanidad realizándola.

 


Comments




Leave a Reply